Envío Gratis

Cómo Distribuir la Iluminación de Nuestro Dormitorio

Cómo Distribuir la Iluminación de Nuestro Dormitorio

La iluminación de un dormitorio no resulta muy fácil de definir, ya que se necesita en primer lugar, que en las mañanas tengamos buena luz para comenzar el día, y segundo, que la luz sea la adecuada para relajarnos durante la noche. Es por esto, que lo ideal para alcanzar la mejor iluminación en un dormitorio es utilizar varios tipos de lámparas con las que podamos jugar con distintos tipos de luz.

Para la iluminación de la totalidad del espacio de forma puntual y rápida, están las luces del techo, que bien puede tratarse de una lámpara en el centro de la habitación o de varios focos empotrados, eso dependiendo del tamaño que tenga el dormitorio. Si se trata de una sola luz en el centro del dormitorio, se puede jugar con el tamaño y lo recomendables es tratar de que no sea un único bombillo.

Para la iluminación de las mesas de noche, puede que se trate de la luz más importante y a la vez, de la que más opciones tiene para variar. Si acostumbras leer en la cama, lo ideal es utilizar una lámpara de brazo de la cual se pueda adecuar su ubicación. Pero si se trata simplemente de una luz secundaria, cualquier tipo de lámpara puede funcionar sin problemas, por lo que podemos elegir la que más nos guste.

Si la habitación es espaciosa, se pueden crear otros puntos de luz, para crear distintos ambientes, por ejemplo, un espacio de lectura en un rincón. Utilizando una lámpara de piso que se ubique detrás de un cómodo sillón, se estaría creando una zona para el relax.

Para conservar el medio ambiente y ahorrarnos en la factura del mes, podemos invertir en luces LED para nuestro dormitorio, siendo éste uno de los lugares en los que más tiempo pasamos en nuestro hogar. Las luces LED nos ofrecen una amplia variedad de opciones entre luces cálidas y frías.

No hay que olvidarse la luz natural, y si nuestro dormitorio tiene una ubicación privilegiada en la le pegue  la luz del sol por las mañanas, debemos aprovecharla. Siempre será mejor utilizar lo que la naturaleza nos dé.